La popularización del streaming de video por Internet supone una fuerte amenaza para la TV tradicional o lineal, tanto la gratuita de aire (sea analógica o TDA) como la paga (por cable o satelital). Sin embargo, streaming y TV lineal tienen contenidos en los que cada uno se destaca. Esto surge del informe “Internet y consumo audiovisual” realizado por Carrier y Asociados.

Sin dudas, el gran avance del streaming vino de la mano de películas y series. Ambos contenidos fueron los que impulsaron la popularización de Netflix primero y toda una serie de plataformas que fueron surgiendo (Amazon Prime, Hulu, Qubit, Cine.ar) y prometen seguir haciéndolo en los próximos meses (Disney+ y otros). Se trata de contenidos mucho más propicios para ser consumidos bajo demanda y, en el caso de las series, bajo la modalidad “binge” o atracón (ver más un episodio en una misma sesión). Estas características hacen que consumir series vía streaming sea mucho más habitual que a través de la TV lineal.

En cambio, todo lo que sea para consumo inmediato, que sucede en el momento en que se ve o casi, es todavía un terreno donde la TV lineal se hace fuerte. Noticias, actualidad y deportes son contenidos en los que el streaming todavía tiene terreno por recorrer a pesar de que ya pueden ser accedidos a través de plataformas como los sitios de los propios canales así como los canales en YouTube.



Por otra parte, si bien la TV lineal y el streaming de los OTT pueden ser tomados como los extremos en términos de plataformas, también hay híbridos en el medio con distinto grado de legalidad. Surgen así las plataformas de TVE (TV Everywhere) como Flow, DirecTV Go y otras, desde donde se tiene acceso vía Internet a todo tipo de contenidos, incluyendo los bastiones de la TV lineal, deportes y actualidad. A esto se suman opciones ilegales, como Roja Directa y tantas otras, desde las cuales se pueden ver contenidos premium, como los partidos de la Super Liga de fútbol argentino.

En el caso de contenidos de animación así como documentales, la brecha es menor aunque a favor de la TV lineal, aunque aquí juega un rol relevante YouTube. Adicionalmente, YouTube se destaca como plataforma de catch up TV, permitiendo ver bajo demanda programas ya emitidos o extractos de los mismos.

Como puede deducirse, los contenidos audiovisuales hoy no sólo están fragmentados. También lo están las plataformas para accederlos y nada parece indicar que se haya llegado aún a una situación de equilibrio.

Fuente

Enrique Carrier

https://comentarios.info/index.php/2...y-plataformas/