Samsung y Harman han transformado los controles tradicionales de un auto como el velocímetro y el tacómetro por pantallas OLED y QLED, ofreciendo personalización, colores, flexibilidad y hasta la posibilidad de crear perfiles para los usuarios.