El nuevo teléfono de ZTE tiene una buena configuración, un procesador Snapdragon 845 y una doble cámara, aunque no presenta grandes novedades con respecto a sus rivales.