Qualcomm espera tener lista la tecnología para el primer trimestre de 2018; permite implementar un sistema de identificación biométrica similar al que usa el iPhone X

El martes Apple presentó el iPhone X y confirmó meses de rumores y filtraciones: el teléfono no usa la clásica huella digital (que debutó en un Motorola Atrix y Apple convirtió en un estándar ineludible) sino que apela a Face ID, un nuevo sistema que creó Apple y que usa su rostro como identificación.

Pero no como hasta ahora: no usa una cámara normal (que puede vulnerarse en forma sencilla) ni el reconocimiento del iris del usuario (como usa Samsung en el Galaxy S8; más difícil, pero no imposible de falsear). Face ID, una tecnología desarrollada por la firma israelí PrimeSense (que Apple adquirió en 2013) usa sensores y un láser para crear un modelo 3D de la cara del usuario, basado en 30.000 puntos registrados; la precisión del sistema hace que, según Apple, sea mucho más seguro que las huellas, y no pueda ser confundido con una máscara o una persona parecida; incluso reconoce al usuario si se afeita la barba, se corta el pelo o tiene anteojos oscuros (salvo que sean polarizados). La tasa de error para un sensor de huellas dactilares es de 1 en 50.000, dice Apple; del Face ID es uno en un millón.

Clic en la imagen para ver su versión completa. 

Nombre: smartphones-2533035w640.jpg 
Visitas: 5 
Tamaño: 23.3 KB 
ID: 39867

El módulo frontal del iPhone X con todo el hardware necesario para dar vida a Face ID: cámara normal e infrarroja, proyector de la matriz de puntos, sensor de proximidad y luz ambiente.

Nota:

http://www.lanacion.com.ar/2063306-a...mo-el-iphone-x