...en todo el territorio del país

El proyecto se basa en el uso total de la capacidad del satélite Amazonas-3. El objetivo es llegar con el servicio a zonas rurales y ciudades alejadas a las que no llegan las telcos

Boldt, propietaria de la totalidad del paquete accionario de Trilenium, sociedad que controla el Casino de Tigre, acaba de sumar un satélite a su pool de activos. Se trata del denominado Amazonas-3, que es propiedad de la empresa española Hispamar Satélites con sede en Río de Janeiro, Brasil y filial del Group Hispasat, operador de satélites para telecomunicaciones español, a su vez controlado por el holding ibérico Abertis.

Hispamar fue fundada en 2002 producto de la unión del grupo Hispasat (dueño del 80% de las acciones) y la empresa brasileña Oi (20%), posee sucursales en Argentina y Venezuela y ofrece sus servicios de distribución de contenidos vía satélite (en español y portugués); telefonía IP; servicios de televisión DTH, IP o móvil. Brinda además acceso a Internet a emisoras, operadores de telecomunicaciones, corporaciones, empresas y entidades gubernamentales nacionales e internacionales.

Esta semana, logró autorización del Gobierno para operar su satélite en el ámbito nacional y ayer se conoció que cerró con Boldt un acuerdo de arrendamiento de toda la capacidad de su satélite Amazonas-3 en la banda de frecuencia Ka desde la posición orbital geoestacionaria de 61 de Longitud Oeste.

El convenio se extenderá durante la totalidad de la vida útil del satélite, que inicialmente está estimada hasta el 1º de abril de 2028 con cobertura en Buenos Aires. Según informó Boldt ayer a la Bolsa de Comercio de Buenos Aires, el Amazonas-3 le servirá para expandir, en sociedad con la empresa E-Gate, su negocio hacia las telecomunicaciones con una oferta de productos vinculados a los servicios de Internet satelital,segmento del negocio del cual no participan las operadoras de telecomunicaciones, más focalizadas en banda ancha y fibra óptica. Con este objetivo, Boldt creó a principios de año una sociedad que posee los permisos oficiales necesarios para desembarcar en esta área y basa su operatoria en los antecedentes que tiene la dueña de Trilenium en este sector a través de su controlada SPTI con la que ofrece soporte tecnológico a los enlaces de las agencias de lotería nacional en todo el país.

Para expandirse, Boldt registró una compañía que actuará como proveedor mayorista de servicios de Internet de alta velocidad para zonas rurales y suburbanas con tecnología satelital de alta capacidad y bajo costo. Lejos de los conflictos legales que la envolvieron durante el kirchnerismo vinculados a la sospechosa compra de la empresa Ciccone, que derivó en causas contra el ex vicepresidente Amado Boudou, la nueva sociedad con la cual entrará a este negocio está controlada por Boldt en un 70%, mientras que el 30% restante será propiedad de un grupo de expertos en aplicaciones tecnológicas. Su ‘campo de batalla’ serán zonas rurales y alejadas.

La idea surgió de la experiencia de Boldt con las agencias de juego del interior, al observar sus ejecutivos que en muchas de las zonas donde se encuentran estos locales existen carencias en cuanto a la provisión de Internet satelital para sus habitantes y las empresas. Se trata de localidades donde ni las empresas de telecomunicaciones ni los cableoperadores llegan, por lo cual Boldt ve allí una oportunidad de nuevos negocios. De hecho, ya posee los permisos necesarios de parte del Ministerio de Comunicaciones como del Ente Nacional de Comunicaciones (Enacom) para brindar este tipo de servicios.

Su proyecto, según fuentes de la compañía, está orientado a reducir la brecha digital y "satisfacer la demanda insatisfecha creciente por servicios de conectividad en zonas de baja densidad de hogares por kilómetro cuadrado, debido a que estas geografías no pueden ser cubiertas mediante las redes de fibra óptica, cable o inalámbrico de los operadores tradicionales de telecomunicaciones". En términos de potencial, la dueña de la sociedad controlante del Casino de Tigre, estima para Argentina un mercado objetivo de tres millones de hogares, "siendo, además, el modelo replicable a otros países de la región y al mercado corporativo, a través del desarrollo de soluciones de conectividad para empresas en zonas alejadas".

Adicionalmente, Boldt ya negocia la compra de más capacidad para ampliar los servicios una vez que entre en funcionamiento el tercer satélite que lanzará la sociedad estatal ArSat.

Fuente

https://www.cronista.com/negocios/El...0628-0036.html