La estatal Arsat busca inversiones en EE.UU

La empresa de telecomunicaciones y satélites inició una gira para atraer posibles inversores.




Salida al espacio del Arsat-2, el segundo satélite geoestacionario argentino.







Rodrigo de Loredo, presidente de Arsat mantuvo reuniones con fondos de inversión, empresas del sector y entidades crediticias, a los que les presentó cuatro proyectos específicos para potenciales inversores: la participación en el Arsat 3, que se lanzaría en el año 2021; la compra de capacidad satelital del Arsat 2; la instalación de torres para comunicaciones en la Argentina; y la prestación del servicio de fibra óptica directa al hogar, en combinación con la red troncal de Arsat.

La primera propuesta de participación de inversores privados fue la del satélite Arsat 3, que tendrá un costo de US$ 230 millones. De Loredo aseguró que ya firmaron “acuerdos de confidencialidad con varios interesados”, que pueden participar con financiamiento crediticio, comprando una parte del satélite o haciendo una compra anticipada de la capacidad satelital que tendrá el Arsat 3.
La segunda propuesta que De Loredo presentó a los inversores fue la venta de capacidad satelital del Arsat 2, que tiene 400 megahertz de capacidad en los Estados Unidos, donde participa de una licitación que lleva adelante el “ministerio de Defensa norteamericano”, entre otras iniciativas. El Arsat 2 tiene el 37% de la capacidad ocupada y, a partir del mes próximo, irá sumando un 15% de capacidad, cuando comience a implementarse el plan de conectividad a las 2.000 escuelas rurales del norte argentino.
El tercer plan que presentó Arsat en Estados Unidos fue para potenciar la red 4G de telefonía celular, a través del alquiler de 1.477 torres, nodos y sitios que ya tiene Arsat, para otros usos y que permitirían el ingreso de empresas de torres neutrales, que no pertenezcan a operadores de telefonía celular. “En la Argentina hay 15.000 torres de telefonía celular, casi todas pertenecen a los operadores que brindan el servicio; mientras que a nivel global eso ya no existe, porque el 60% de las torres son de operadores neutrales, que alquilan la infraestructura a los operadores del servicio”, contó De Loredo. Y agregó: “La Argentina está retrasada en este sector, así que buscamos que ingresen torreros neutrales, que inviertan en la Argentina, en un sector que todavía no se desarrolló”.
Y el último plan que presentó Arsat, en la gira por los Estados Unidos, fue el de llevar fibra óptica directa al hogar (tecnología FTTH), con la red troncal de la empresa estatal y la inversión privada en la última milla para llegar con un gran ancho de banda hasta las casas de los abonados. “El objetivo es pasar del 2% de penetración actual, al 20% en los próximos tres años, como ya tiene México, para lo cual necesitamos conseguir US$ 1.000 millones de inversión privada”, dijo De Loredo, quien agregó que España y Uruguay ya tienen, respectivamente, el 25% y el 60% de hogares con esa tecnología.

FUENTE