Hola Movister@s,

Clic en la imagen para ver su versión completa. 

Nombre: glaxy.jpg 
Visitas: 12 
Tamaño: 20.5 KB 
ID: 31283


Parece ser que los s problemas de Samsung con el Galaxy Note 7 no parecen tener fin, incluso después de la masiva campaña de recogida y reemplazo que la empresa coreana ha tenido que realizar en las últimas semanas. A los casos de sobrecalentamiento que tienen algunas de las nuevas unidades, supuestamente revisadas por la empresa, se suma hoy la combustión de un terminal en un vuelo de la aerolínea estadounidense Southwest que cubría la ruta entre las ciudades de Louisville y Baltimore.

El teléfono era una de las unidades reemplazadas por Samsung en los últimos días, que se distinguen por tener en la caja una etiqueta negra identificativa y un icono de batería de un color diferente. En declaraciones a la web The Verge, su dueño, Brian Green, ha asegurado que recibió esta unidad supuestamente libre de defectos a finales del mes de septiembre de manos de la operadora AT&T.

Al comenzar la preparación de cabina para el despegue, la tripulación solicitó al pasaje que apagaran los terminales como medida de precaución. Según Green, a los pocos minutos de apagar lo el Note 7 emitió un ruido extraño y comenzó a soltar un humo verdoso. Dejó el móvil en el suelo y avisó inmediatamente a un asistente de vuelo, que ordenó el desalojo de la cabina.

La combustión del móvil, que ha quedado completamente calcinado, sólo causó desperfectos en la moqueta del avión pero los pasajeros han tenido que ser desviados a vuelos alternativos mientras se investiga el accidente. Samsung se ha puesto en contacto con la aerolínea y las autoridades de transporte estadounidense para obtener y analizar los restos del teléfono.

Green asegura que en los últimos días sólo había cargado el dispositivo usando un cargador inalámbrico. Adquirió uno de los primeros modelos en salir al mercado pero decidió cambiarlo por un modelo nuevo tras detectar que esa unidad original se calentaba demasiado durante el proceso de carga.

En Estados Unidos Samsung ha pedido a consumidores y operadoras de telefonía que entreguen más de un millón de unidades de Note 7 que podrían estar afectadas por problemas similares en la batería. A mediados de septiembre Samsung reconoció más de 92 incidentes registrados por explosión de la batería. En al menos 26 de ellos los usuarios han sufrido quemaduras por la combustión o explosión del terminal. Todas las aerolíneas del país advierten al despegar, desde hace semanas, que no se puede volar con un Galaxy Note 7 encendido, ni siquiera en modo avión.

Miedito.....

Fuente: http://www.elmundo.es/tecnologia/201...8778b484f.html