Le permitiría crear paneles más delgados y con mejor imagen; buscar dejar de depender de la tecnología desarrollada por terceros, como hizo con los microprocesadores.
Apple tiene un laboratorio en Taiwán donde investiga la tecnología necesaria para diseñar sus propias pantallas, según publicó Bloomberg, buscando tener la tecnología para hacer paneles más delgados, brillantes y con menor consumo energético, aunque faltan varios años para que esa tecnología llegue a los productos finales.
La compañía evitaría así depender de la tecnología de sus proveedores para imponer la propia, de forma similar a como hoy diseña sus propios microprocesadores (el chip central que le da vida a los teléfonos y a las tabletas de la compañía) y como, dicen, está trabajando sobre los módem internos de los equipos; en todos los casos, tercerizando la manufactura, pero controlando la evolución de la tecnología.
Este laboratorio estaría relacionado con un rumor que viene creciendo fuerte en los últimos meses, y que sugiere que la compañía prepara un cambio en sus pantallas, abandonando la tecnología histórica (paneles IPS, como usa también LG, entre otras compañías) por otros AMOLED (la elección de Samsung).
Samsung fabrica el 95% de las pantallas AMOLED usadas en dispositivos móviles; en noviembre último, LG (el tercer mayor fabricante de pantallas, detrás de Samsung y JDI) anunció su intención de invertir 9000 millones de dólares en una planta de fabricación de pantallas OLED, que serían para abastecer a Apple, y combinarían la tecnología que desarrolle esa compañía con la capacidad de manufactura y la experiencia de LG.

Fuente: Lanacion.com