Entra en vigencia la nueva primaria en la Provincia
Es la resolución que elimina las notas de 1 a 3, cambia la elección de los abanderados y permite llevarse "previas".

Hoy entra en vigencia en las escuelas de la provincia de Buenos Aires –al menos, en aquellas donde empiecen las clases– el nuevo régimen académico de la escuela primaria, que el año pasado generó debate porque, entre otras cosas, modifica la escala de notas (elimina del 1 al 3, y establece que se aprueba con 7), propone parámetros alternativos para elegir abanderados, crea la posibilidad de llevarse materias “previas”, unifica 1° y 2° grado en una “unidad pedagógica”, y permite la admisión de alumnos en el grado que corresponda a su edad.

La Resolución 1057/14 de la Dirección General de Cultura y Educación bonaerense, firmada por su titular, Nora de Lucía, define que a partir de este año los chicos aprobarán con 7 y podrán pasar de grado con una materia reprobada, de manera similar a las “previas” de secundaria. Hasta diciembre del año siguiente podrán recuperar los contenidos y, si no aprueban, entonces repetirán, salvo en 1° grado, donde la repitencia fue eliminada a nivel nacional desde 2013.

Para Claudia Romero, directora de Educación de la Universidad Di Tella, los cambios de la Provincia pretenden responder a la necesidad de inclusión educativa. “Pero es una versión simplista de la inclusión. La inclusión auténtica es la que se produce cuando los chicos van a la escuela, tienen clases todos los días, los maestros enseñan, los chicos aprenden y lo que aprenden es relevante”, dijo Romero a Clarín.

Con respecto al inicio conflictivo del año escolar, Romero consideró: “Aunque haya nuevo regimen académico y aun si se supone que el actual es mejor que el anterior, de nada sirve si no hay clases, porque sin clases no hay escuela”.

Gustavo Iaies, director del Centro de Estudios en Políticas Públicas, afirmó que “el debate no es si repiten o no, si se los sanciona o cómo promueven. La pregunta fundamental es si los chicos aprenden o no, y cómo hacemos para que lo hagan”. Según el especialista, “el nuevo régimen académico de la provincia es un documento que ‘huele’ a oficina, y necesitamos normas que ‘huelan’ a escuela, a sala de maestros, a aula”.

Iaies agregó: “Me parece que la ayuda a los chicos pasa por el lado de desafiarlos, incluir a sus familias y sumarnos al esfuerzo para que aprendan. Espero que se libere poder y responsabilidad a la escuela, que los docentes se sientan habilitados y respaldados para decidir las trayectorias de sus alumnos”.

Fuente Clarin