SEÚL-Los caminos de los dos mayores fabricantes de smartphones del mundo volvieron a cruzarse esta semana, cuando contrastantes informes de ganancias de Apple y Samsung Electronics reavivaron la puja por el liderazgo en el mercado.

Los resultados trimestrales de Apple y Samsung, presentados con un día de diferencia, pusieron de relieve el resurgimiento del gigante de Silicon Valley gracias a la popularidad de sus iPhones con pantallas más grandes así como la feroz competencia que enfrenta el gigante surcoreano, en particular de rivales de menor costo en China.

Apple superó a Samsung en despachos de teléfonos inteligentes en el mundo en los últimos tres meses de 2014, según datos de la firma Counterpoint Technology Market Research. La empresa estadounidense indicó que vendió 74,5 millones de iPhones en el trimestre, en tanto que Samsung señaló que envió entre 71 millones y 76 millones de smartphones. Según Strategy Analytics, las ventas de Samsung fueron de 74,5 millones, lo que la coloca en un empate con Apple por el primer lugar.

"Hemos visto esto con Nokia y Motorola", dice Tom Kang, analista de Counterpoint en Seúl. "Es una clara señal de advertencia".

El conglomerado surcoreano, cuya cuota de mercado ha sido vapuleada por fabricantes chinos de teléfonos de bajo costo, registró una caída interanual de 64% en la ganancia operativa de su división de móviles. Los teléfonos, que constituyeron 75% de la utilidad operativa de toda la empresa en el primer trimestre de 2014, ahora aportan apenas 37% del total, conforme las ventas de smartphones se debilitan y su negocio de semiconductores cobra impulso.

Samsung superó a Apple como la mayor vendedora de teléfonos inteligentes en 2011 gracias al éxito del primer modelo de su serie Galaxy. No obstante, desde el año pasado, su liderazgo se ha visto afectado por el ascenso de startups como la china Xiaomi y la india Micromax. Su Galaxy S5 ha vendido 40% menos de lo previsto, según fuentes al tanto.

El gigante surcoreano apunta a reafirmar su liderazgo con su próximo dispositivo insignia, que se llamará Galaxy S6 y será presentado en marzo en el Congreso Mundial de Móviles de Barcelona.

La convergencia de los caminos de Apple y Samsung se produce conforme la mayor adopción de smartphones a nivel mundial deja menos margen para crecer. En consecuencia, Samsung ha cambiado su enfoque hacia los teléfonos de bajo costo, con la mira puesta en los consumidores que nunca han tenido un dispositivo móvil capaz de acceder a Internet, lo que ha reducido sus márgenes de ganancia. Este mes, la empresa lanzó el Samsung Z1 en India, que cuesta US$92 y funciona con su sistema operativo Tizen, una alternativa a Android, de Google Inc. El margen de ganancia operativa de la división móvil de Samsung en el último trimestre fue de apenas 7,5%.

Apple, en cambio, ha mantenido desde hace mucho su estrategia de apuntar a los consumidores de mayores recursos con sus costosos iPhones. En su primer trimestre fiscal, que cerró en diciembre, logró un margen bruto de 39,9%, frente a 37,9% un año antes, gracias en gran parte al éxito de sus modelos iPhone 6 y iPhone 6 Plus, que adoptaron la estrategia de Samsung de utilizar pantallas más grandes.

Para Apple, que divulgó una ganancia trimestral de US$18.000 millones, la mayor de la historia de una empresa que cotiza en bolsa, la pregunta ahora es si podrá mantener su crecimiento y por cuánto tiempo.

En una entrevista, su presidente ejecutivo, Tim Cook, sostuvo que la demanda es más que temporal, ya que menos de 15% de los iPhones recién comprados sustituyeron sus viejos modelos de Apple y la mayoría se cambió de smartphones que operan con Android.

"Definitivamente creemos que continuará", dijo sobre el aumento de las ventas de iPhones.

Para una empresa de la envergadura de Apple -que ya tiene la mayor capitalización de mercado del mundo, de más de US$670.000 millones, e ingresos anuales de US$183.000 millones- sería inaudito sostener el ritmo de crecimiento que registró en el último trimestre, cuando su facturación y su utilidad aumentaron 30% y 38% interanual, respectivamente.

Una razón para mantener el optimismo es la creciente presencia de Apple en China, el segundo mercado mundial de iPhones. En el último trimestre, la empresa vendió más smartphones en China que cualquier otra compañía, tras ocupar el sexto lugar en el período previo, según la firma de investigación Canalys. Su participación de mercado casi se duplicó, de 9% a 17%.

Si bien Apple y Samsung están cabeza a cabeza en ventas de teléfonos inteligentes, en muchos aspectos compiten por consumidores distintos, dice Kang, de Counterpoint. "Samsung no debería siquiera tratar de competir con Apple. Es una distracción", afirma el analista.

En el mercado de Android, que Samsung sigue liderando a nivel global, "la mayoría de esos usuarios ya no quieren gastar tanto dinero", sostiene Kang.

Pese a divulgar otro trimestre débil, Samsung hizo hincapié en que la caída de sus utilidades se está moderando. Asimismo, su negocio de semiconductores está en auge, lo que incrementará sus ganancias este año, dicen analistas.

Una gran cantidad de los próximos teléfonos insignia de Samsung vendrá equipada con un procesador móvil diseñado internamente, dijo una fuente al tanto, a diferencia de modelos previos que utilizaban en mayor medida chips de Qualcomm Inc.

El cambio ayudará a Samsung a elevar su ganancia en el segmento de móviles -aunque ligeramente- e impulsará la división que fabrica los procesadores, señalan analistas.

-Daisuke Wakabayashi contribuyó a este artículo

Fuente